Origen de la Capoeira

carybeComo la mayoría de las expresiones culturales afro-brasileñas existentes hoy en Brasil, la capoeira tiene un origen exacto desconocido. Algunos investigadores afirman que su origen es africana y llegó al Brasil con los esclavos que vinieron de África en los buques de esclavos. Otros estudiosos dicen que nació en Brasil, como una defensa de los esclavos que sufrieron diversas formas de opresión.

La falta de documentos sobre el tema se debe a que, en el momento de la supresión de la esclavitud, el entonces Ministro de Finanzas, Ruy Barbosa, con el “argumento” de borrar la historia negra de la esclavitud, había incinerado todos los registros sobre los esclavos y sus orígenes.

Carybé (1987), menciona que la capoeira ” llegó a Bahía en medio de los veleros del siglo XVI, con los primeros capoeiristas, negros de Angola, jugadores en esta lucha singular que sólo utilizan sus pies y cabeza “.

Ya REGO (1968), uno de los mayores estudiosos sobre el tema y autor del más completo trabajo en capoeira cita: “En el caso de la capoeira, parece que es una invención de los africanos de Brasil, desarrollada por sus descendientes afro-brasileños “.

SILVA (1979) dice que una vez en un simposio en la ciudad de Sao Paulo, el señor Gerhard Kubik, profesor de la Universidad de Viena e investigador de Angola y Congo, se quedó un poco sorprendido al escuchar, en Bahía, la expresión Capoeira Angola, porque como habia dicho, el juego nunca existió en Angola.

Todavía, debemos hacer hincapié en que era necesidad del negro resistir a la opresión. La única arma disponible era su cuerpo, y lo utilizó con el máximo de eficiencia y de diversas maneras, lo que contribuyó a la amplia gama de movimientos que hoy podemos ver en un juego de la capoeira.

Dado que la capoeira ya había sido incorporada a la vida social de los negros, en “senzalas”, en “terreros” o en campos de trabajo forzado, los señores de Engenho comenzaron a reprimirla con más eficacia, ya que ella era utilizada como forma de lucha.

Dejando el tiempo del Imperio y empezando la República, podemos observar la participación de los capoeiristas, principalmente en las ciudades de Río de Janeiro y Salvador, en grupos o “maltas”, como eran llamadas, en la vida política del país, ya que ellos eran utilizados para crear desorden en las elecciones, en los mítines y otras actividades. En este tiempo, la capoeira ya había dejado de ser sólo una actividad de los esclavos y llegó a diversos sectores de la sociedad.

Con el gobierno provisional republicano, los capoeiristas se insertaron en el Código Penal de 1890, por el Decreto n º 847, bajo el título de “vadios y capoeiras”:

“Artículo 402: hacer en las calles o plazas públicas los ejercicios de destreza corporal conocido por el nombre de “capoeiragem”: pena de dos a seis meses de prisión. ”

“Párrafo individual: se considera una circunstancia agravante que los capoeiras pertenezcan a algún grupo o “malta”. A los jefes, se impondrá la pena de dos veces. ”

Con la integración de las clases de elite en el medio de “capoeiragem”, la capoeira dejó de estar prohibida y tuvo una mayor aceptación de las autoridades. Anteriormente, el aprendizaje de la capoeira no tenía una metodología didáctica de enseñanza, porque era aprendida en las plazas públicas, ferias y en ruedas para el fin de semana. Durante el período del Nuevo Estado, aparece una figura que tal vez ha sido la persona que más contribuyó a la expansión de la capoeira en Brasil. Su nombre era Manoel dos Reis Machado, el Mestre Bimba.

Bimba, insatisfecho con la forma que la capoeira estava tomando, haciendo solamente entretenimiento para los turistas, quería hacer hincapié en el carácter de la lucha en que se había originado. También promovió los cambios en los aspectos físicos y simbólicos de la capoeira, proporcionando una visión más pedagógica y didáctica y acercando la capoeira aún más a las clases más favorecidas.

SANTOS (1996) destaca en su obra varios combates que ocurrieron a mediados de los años 40 entre Bimba y sus alumnos contra luchadores de otras modalidades. Estas exhibiciones fueron realizadas por Bimba para probar la eficacia de la capoeira como lucha.

Otro hecho importante fue que Mestre Bimba sacó la capoeira de las calles y la llevó a las academias, creando la llamada “capoeira regional baiana” o, simplemente, “capoeira regional”.

No toda la comunidad capoeirística estaba feliz y aceptó tales cambios, dividiéndose la capoeira en dos partes: capoeira angola y capoeira regional.

En la práctica de la Capoeira Angola, el más famoso “Mestre” y representante fue Vicente Ferreira Pastinha, el Mestre Pastinha.

Almeida (1994) en su obra comenta sobre Mestre Bimba: “En 1928 yo he creado, completa, la regional, que es el Batuque mezclado con la angola, con más golpes, una verdadera lucha, buena para el físico y la mente. ”

Pastinha, siguiendo el pensamiento de Mestre Bimba también da una nueva “cara” para la capoeira angola proponiendo métodos de enseñanza y didáctica.

En verdad, la capoeira es solo una y los diferentes estilos, toques y juegos se complementan entre sí, formando el universo simbólico cultural y motor de la capoeira, que es de inmensidad infinita.

Hoy en día, la capoeira está presente en todos los segmentos de la sociedad y su práctica, que salió del código penal, es ahora reconocida por su valor histórico y cultural.